Vía Crucis

Las Estaciones del Via Crucis (o camino de la cruz) cuelgan en cada iglesia también estan en la pared de nuestra iglesia de San Agustín. Están ahí recordándonos el viaje que Jesús llevó a su muerte en la cruz. De hecho, estamos tan familiarizados con ellos que muchas veces no los vemos ni reconocemos cuán poderosos son.

Las Estaciones del Via Crucis nos permiten viajar en oración con Jesús al Gólgota, el lugar de Su crucifixión, pero son mucho más que eso. Nos dan el coraje para viajar junto a los que sufren, para ayudar a los que han caído, para ayudar a alguien a cargar su cruz, para ofrecer un acto de compasión en medio de la humillación, para simplemente sentarse al pie de la cruz y presenciar el sufrimiento y saber que al encontrarnos con otros que sufren, también encontramos a Cristo.

Queremos ayudarte a descubrir que son más que una forma de recordar el sufrimiento y la muerte de Jesús en la cruz; son un medio para entrar en nuestro sufrimiento y experimentar la esperanza de la resurrección.

Empezar el Vía Crucis