Sábado, 16 de mayo del 2020

Buen día.

La novedad cristiana estriba en el seguimiento de Jesucristo. No se puede hacer consistir la Gracia de Dios en un ejemplo o estilo de vida, si no en la novedad que supone la persona de Jesucristo.

A lo largo de los siglos se han vivido varias formas de reducción de la experiencia cristiana. Unos han querido hacer del cristianismo un mero elenco de normas y leyes que parecían asegurar el cielo. Otros lo han reducido a un mero estilo de vida. Hay quien deja la vida cristiana reducida a un mero actuar social, de compromiso con los pobres…

Todas estas reducciones tienen en común que ocultan a Jesucristo, relegándolo a un segundo plano. El ser cristiano se queda en un mero ser bueno (y vemos a muchos no cristianos serlo más que nosotros), o ser solidarios (es claro que para ello no hace falta ser cristiano y si no, veamos tantas organizaciones del mundo), o cumplidores de normas éticas y morales (que ya había en algunas escuelas filosóficas antes de Cristo o grupos de judíos cumplidores como los fariseos).

La vida cristiana requiere algo muy concreto: un Alguien; Jesucristo. Sin esta relación que nos llama a un seguimiento, la vida cristiana se desvanece. Si vemos la vida de los primeros discípulos lo entendemos mucho mejor. ¿Por qué seguían a Cristo? Porque su persona les fascinaba. Estar con Él, día tras día les cambiaba poco a poco la vida, su forma de pensar, de trabajar, de relacionarse.

Cristo produjo en aquellos hombres un cambio, que era visible para tantos otros que poco a poco se fueron agregando. No era por un deber moral, no. Era como lo que produce un enamoramiento, una fascinación, que tiene luego que madurar y crecer. La vida de los santos es un claro reflejo de esto que quiero decir; hombres, mujeres, niños, jóvenes, sacerdotes, religiosos, obispos… que mirando su vida , sus obras, nos damos cuenta de que les ha sucedido algo verdaderamente grande.

En este sábado le pido a la Virgen que nos conceda a cada uno de nosotros esta gran Gracia; encontrarnos vivamente con Jesús.

Dios mediante, el lunes retomaremos el culto público en Madrid. Por eso, prácticamente hoy concluyo estos comentarios y envíos que espero humildemente os hayan podido ayudar en algún momento. Cuando haya algo “destacado” os lo enviaré.

El texto que hoy os envío, del siglo segundo, es una joya de la literatura cristiana antigua y que expresa esa novedad de vida que hacían visible los primeros cristianos.

Esta tarde os informaré del modo “nuevo” en el orden de nuestras celebraciones litúrgicas, en las que vamos a tener un cuidadoso orden por el bien de todos, tanto al entrar como al salir del templo, en los gestos que realizaremos y en el lugar que nos indicarán para sentarnos… Por eso vamos a pedir voluntarios para todas las celebraciones, para el orden, para la desinfección después de cada Misa y para el servicio litúrgico.

Acordaros de que mañana retransmitiremos la Misa del Domingo, en la fiesta del Taral de la Virgen, desde la capilla de la Parroquia a las 12 del mediodía. No se puede acudir presencialmente a esta celebración, será por el canal de Youtube que volveremos a enviar mañana.

Feliz sábado a todos. Con todo afecto y bendición.
Ignacio+