Quien come de este pan vivirá eternamente (Sermón 45)

Sermón 45 | San Pedro Damián Ermitaño y después obispo, es doctor de la Iglesia (1007-1072).

Quien come de este pan vivirá eternamente

La Virgen María engendró a Jesucristo, lo estrechó entre sus brazos, lo envolvió en pañales y lo colmó de sus cuidados de madre. Es el mismo Jesús del que nosotros recibimos ahora el cuerpo y la sangre en el sacramento del altar. Esta es la verdad de la fe católica, esto es lo que enseña fielmente la Iglesia.

Ninguna lengua llegará a glorificar debidamente a aquella de quien nació el mediador entre Dios y los hombres. No hay elogio humano que esté a la altura de aquella que llevó en sus purísimas entrañas el fruto que alimenta nuestras almas, aquel que da testimonio de sí mismo con estas palabras: Yo soy el Pan vivo que ha bajado del cielo; quien come de este pan vivirá eternamente. En efecto, los que hemos sido desterrados del paraíso de las delicias a causa de un alimento somos devueltos a los gozos del paraíso por un alimento. Eva comió de la manzana y fuimos condenados a un ayuno eterno. María nos da el Pan de vida y somos invitados al banquete eterno.