Decimocuarta estación: El cuerpo de Jesús es depositado en la cruz

Lector: Te Adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
Todos: Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Jesús es puesto en la tumbaTodo está en silencio. El Corpus Christi-el Cuerpo de Cristo-ha sido puesto en una tumba excavada en la roca. Han envuelto su Cuerpo en mortajas y lo han cubierto de incienso. La cueva alberga al mismo Señor que nosotros no supimos acoger. Han corrido la piedra para sellar la entrada. La oscuridad impregna la tumba, nuestros corazones y el mundo. La fe se estremece. El amor ha muerto, pero la esperanza no.

Habían preparado el Cuerpo de Cristo y lo habían colocado en la tumba, lo habían “retirado”. La tumba estaba en silencio de la misma forma en que la creación esperaba silenciosamente el latido del corazón del Creador. Ser Santo significa estar “apartado”. A veces Dios tiene que apartarte de tu entorno habitual. En ocasiones Dios puede enviarte lejos de ciertos amigos o seres queridos para prepararte. Puede que Él te aparte en diferentes momentos de tu vida para que crezcas en santidad, para que te prepares para tu misión en el Reino de Dios. Acepta estos tiempos de soledad física y espiritual como regalos. Los periodos de silencio ofrecen una oportunidad para la reflexión pausada que no suelen ser habituales en nuestra cultura.

Confía en que si Dios te aparta en una tumba espiritual por un tiempo es porque tiene planes para ti. La tumba de Cristo no es sólo un lugar de muerte… también es el lugar de la resurrección. La vida nueva comienza ahí.

Padre nuestro…
Dios te salve María…
Gloria al Padre…

Vía Crucis