Jueves Santo

Qué Jueves Santo tan diferente. No estaba en nuestros planes… pero, ¿qué son nuestros planes?¿Qué importancia tienen?, ¿Dónde se sustentan?

En parte lo mismo les pasaba a los discípulos. Ellos creían vivir su plan, iban a celebrar la Pascua, a preparar la sala, a cenar con el Maestro… pero en el fondo, no entendían nada. Jesús les irá introduciendo a través de esa cena pascual en el misterio eucarístico.

Hay una gran novedad, el cordero ya no es un animal irracional, sino el mismo Jesús que se entrega por “nosotros y por todos los hombres, para el perdón de los pecados” ¿nos damos cuenta de esto? Es Jesucristo que se entrega por ti y por mí, para que liberados de nuestras esclavitudes podamos vivir por amor y en el amor.

Esta es la clave: Jesucristo se entrega, se sigue entregando sacramentalmente no para que tú tengas un gusto espiritual y te “encuentres bien”, sino para que dejándote de mirar a tí mismo aprendas el modo de amar. Amar es entregar la vida . Y esto lo celebramos hoy. Y esto lo pedimos hoy para cada uno de nosotros, la Gracia de seguir a Jesucristo por donde va Él (no por donde nosotros queremos ir), la Gracia de imitarle a Él y no de idolatrar el mundo (como expresa bellamente la homilía de Melitón de Sardes que os adjunto). Jesús es nuestro modelo, nuestro camino, nuestro Señor, y en Él aprendemos que la verdadera religión está en la vivencia de la Caridad. Cantemos hoy ” un mandamiento nuevo nos dio el Señor, que nos amáramos todos COMO ÉL nos amó …

A todos desearos un feliz y Santo Jueves.

Y también… pedid hoy por nosotros, sacerdotes (hoy también conmemoramos la institución del sacerdocio), para que en nuestra pobreza humana seamos verdaderamente fieles, santos.

Un fuerte abrazo y bendición+